Asociación para la Reforma de las Pensiones

Nota de prensa 06-09-2009

6 de Septiembre de 2009

Zapatero anuncia que subirá las pensiones más bajas en 2010, pero no debería corresponderle a él (ni a ningún gobernante) subir ni bajas las pensiones, cuyo monto debería depender de la capitalización alcanzada para cada trabajador durante su vida laboral.

El anuncio realizado hoy por el presidente del Gobierno respecto al mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones en 2010, y sobre la mejora de las pensiones más bajas, es a juicio de la ARP difícil de creer en el actual contexto de grave crisis económica. Pero lo más grave es que nuevamente se esgrime la subida de las pensiones como arma política entre los partidos. Tanto el gobernante socialista como la oposición conservadora han manifestado su apoyo a una mejora del poder adquisitivo de las pensiones más bajas, pero ninguno de ellos entra a analizar por qué son tan reducidas tras una vida laboral entera. Lo son, sencillamente, porque a los ciudadanos no se les devuelve lo que cotizaron. Esos fondos ya se gastaron en atender (mal) a pensionistas anteriores.

La ARP pide tanto al gobierno como a la oposición que dejen de jugar con el monto de las pensiones y alcancen un pacto de Estado para iniciar la ineludible transición hacia un sistema de capitalización personalizada. Una vez que éste se halle en funcionamiento, ya no corresponderá a los políticos anunciar subidas ni bajadas de las pensiones porque éstas serán completamente independientes de la voluntad de los gobernantes, y dependerán en cambio del fondo acumulado para cada trabajador durante toda su vida laboral, siempre con un fondo de solidaridad que cotice por quienes no lo puedan hacer.

Etiquetas: General