Asociación para la Reforma de las Pensiones

Nota de prensa 02-09-2009

2 de Septiembre de 2009

El rápido vaciamiento de las arcas de la Seguridad Social acentúa la crisis profunda del sistema de pensiones “de reparto”.

 La ARP considera muy significativa la reducción del superavit de la Seguridad Social en un tercio de su monto. Este dato, conocido al regreso de las vacaciones de agosto, inaugura el curso político y económico con un nuevo y fortísimo factor de crisis del sistema “de reparto”. Con poco más de ocho mil seiscientos millones de euros, el Estado debe hacer frente a los compromisos adquiridos con una cifra creciente de pensionistas, mientras el paro aumenta y se reduce por tanto la posibilidad de aplicar la lógica del sistema actual: que los trabajadores en activo paguen la pensión de los jubilados actuales.

Ante esta realidad, la ARP señala nuevamente cómo el sistema “de reparto” sólo es viable (aunque profundamente injusto) en tiempos de inflación y mientras la bonanza económica y la pirámide demográfica acompañan. En tiempos de recesión y con la demografía en contra, la carga sobre los trabajadores en activo es insoportable, debiendo el Estado recurrir a los fondos acumulados, que como vemos desaparecen con facilidad engullidos por las situaciones de crisis.

Por todo ello, la ARP considera más necesario que nunca acometer de una vez por todas, con rigor, serenidad y consenso social y político, una reforma profunda del sistema de pensiones para basarlo en la capitalización personalizada de cada trabajador, siempre con un fondo de solidaridad que cotice por aquellos que no puedan (en lugar de reservarles una exigua pensión “no contributiva” en la vejez).

Etiquetas: General