Asociación para la Reforma de las Pensiones

Las verdades del barquero

Las verdades del barquero

A juicio de la ARP, estas son las verdades del barquero de nuestro sistema de pensiones: 

  • En nuestro sistema “de reparto”, cada pensionista es mantenido por entre dos y tres trabajadores en activo. A causa del cambio social, cultural y demográfico esta tendencia lleva muchos años acentuándose y no tiene marcha atrás.
  • El pensionista NO recupera lo que contribuyó: el Estado se lo ha gastado en atender (y mal) a los pensionistas anteriores. Es un círculo vicioso que debemos romper.
  • El pensionista futuro no llegará  a recibir pensión o deberá conformarse con una pensión realmente miserable. Es la sombra que se cierne hoy sobre los trabajadores, sobre todo los más jóvenes.
  • Si el Estado se empecina en mantener el sistema actual, tendrá que exigir a los trabajadores un esfuerzo aún mayor, hasta llegar a una ratio insoportable de cotización / salario. Como también exigirá mayores costes sociales a las empresas, éstas serán aún más rehacias a contratar. Nuevo círculo vicioso.
  • Además, como las pensiones son bajísimas, las familias se ven obligadas a ayudar económicamente a sus mayores. Esto crea injusticias ya que no todos los mayores pueden contar con tal ayuda, y también porque los jóvenes pagan doblemente: mediante su cotización y mediante su ayuda directa al familiar mayor.

Y aún se permiten nuestros políticos, empresarios y sindicalistas reunirse en el Pacto de Toledo para decirnos que estemos tranquilos, que el sistema “de reparto” es el mejor y que habrá pensiones dignas para todos. Pues no les creemos, y nos parece mucho más ético y transparente que la aportación de cada trabajador se guarde y capitalice para ese trabajador (siempre con un fondo de solidaridad adicional para cotizar por quienes no puedan hacerlo, por supuesto).